Principe Saudi invierte $300 millones en Twitter



La familia Real Saudi realizó la inversión de $300 millones en Twitter, el principe Alwaleed Bin Talal Bin Abdulaziz Alsaud fundador y CEO de Kingdom Holding Company anunció que luego de varios meses de negociaciones se pudo llegar a un acuerdo con Twitter y poder tomar las decisiones más importantes frente a tal cantidad de dinero.

Con esta nueva ronda de inversión el grupo KHC obtiene el 3% como participación en Twitter. El grupo inversor llega a los $1000 millones en valores apostados a Twitter.

Anuncios

Yahoo gana demanda millonaria contra spammers



Hace tres años un grupo de spammers utilizó el nombre de Yahoo para anunciarle a usuarios de Internet que habían ganado una lotería. Un premio que supuestamente entregaría el portal, pero que nunca existió. La respuesta no se hizo esperar y Yahoo inició una demanda para castigar a quien resultara responsable.

Los 610 millones que deben entregar los autores del spam a Yahoo se deben a daños al sitio web, violación de marca registrada e incumplimiento de la ley anti spam de Estados Unidos. Como bono, los culpables también tendrán que pagar los gastos de abogados.

El modus operandi de la estafa era pedirle datos a los supuestos ganadores de forma de poder obtener algo de dinero de sus cuentas en el banco. A algunos incluso se les pidió que enviaran dinero para obtener un premio mayor.

Internet Explorer finalmente perdió la mayoría absoluta entre los navegadores



No es ningún misterio que desde hace ya un tiempo que Internet Explorer ya no tiene el swing de antes, pero pese a la arremetida de Firefox y Chrome, sigue dando la pelea como el gigante que solía ser. No obstante, en octubre y por primera vez en más de una década, su participación de mercado retrocedió por debajo del 50%.

Pero la caída (a un 49,58% del total y con un ritmo de desaceleración cercano al 2% mensual), no responde directamente al crecimiento de los browsers de Mozilla o Google, sino también a la fuerte irrupción de la telefonía móvil y los navegadores para estos aparatos. De hecho, descontando celulares y enfocándose sólo en computadores, IE aún se aferra a su mayoría absoluta con un 52,63% del mercado.

Internet Explorer controlaba la torta de navegadores desde 1998, alcanzó su peak con alrededor del 95% de participación de mercado en 2004 y desde entonces que viene cuesta abajo.

Pero así como hasta hace poco el principal beneficiado de esta declive era Firefox, cabe destacar que en esta misma medición el navegador de Google quebró ese dominio por primera vez y le arrebató al producto de Mozilla el liderato en crecimiento. Chrome avanzó un 1,42% para quedarse con un 17,62% del mercado, mientras que Firefox creció apenas un 0,03% a un 22,51%. Y entre los móviles, Safari ganó un 0,41% para alcanzar el 5,43%, mientras que Opera perdió un 0,11%, quedando con un 1,56%.

Seguro es muy prematuro que empiecen a cantar “un minuto de silencio, para Explorer que está muerto, ea ea eaea”, pero la tendencia desde hace largo tiempo es clara y poco favorable para Microsoft.

Google no eliminó videos de brutalidad policial pese a que el gobierno se lo pidió



Cuando existe una compañía como Google, que además es dueña de YouTube y maneja una increíble cantidad de información, es imposible que los gobiernos no se acerquen a pedir información sobre los usuarios o bien solicitar la remoción de contenidos de Internet. Es precisamente aquello lo que ha informado la compañía recientemente en su último reporte de transparencia, aclarando el número de datos que agencias del gobierno de Estados Unidos le pide al gigante de la informática.

Google acusa un incremento anual en estas peticiones, las cuales llegaron a 5.950 durante los meses de enero y junio de este año, pidéndose detalles de más de once mil cuentas de usuarios. Además, en este período la empresa aprobó el 63% de las peticiones para remover contenidos, aunque apuntando a que dentro de lo que no fue sacado de Internet había gran cantidad de videos de YouTube donde aparecen fuerzas policiales efectuando actos “de brutalidad” (como los llama Google) que no fueron eliminados.

Finalmente, la compañía aseguró que tampoco se sacaron del aire videos donde “supuestamente se difamaba a las personas que hacen cumplir la ley”, añadiendo que esta suerte de denuncia se hizo para darle luz a las personas sobre el alcance y la autoridad de las peticiones del gobierno para obtener datos de los usuarios alrededor del mundo.

Google ofrecerá búsquedas encriptadas



Intentando mejorar la seguridad de su servicio de búsqueda, Google anunció que empezará a proteger su servicio de búsqueda a través de un cifrado SSL. Eso sí, la función no estará disponible para todo el mundo sino que sólo para aquellos que usen el buscador entrando con su cuenta de Google.

El objetivo de esto es evitar que algún hacker intercepte las búsquedas, especialmente cuando la persona que la hace se encuentra en una red WiFi pública.

Esta no es la primera vez que Google decide usar SSL. A comienzos del año pasado se empezó a ocupar en Gmail y hace un tiempo se ofrece un beta de “Encrypted Google”. Las redes sociales también están usando este sistema de protección, con Twitter y Facebook ofreciéndolo como una opción de seguridad. Cuando se usa este sistema, la URL de un sitio pasa a decir “https://” en vez de “http://”.

Los únicos que serán “afectados” por este cambio son los administradores de los sitios que, si bien van a saber que la gente llega a su página desde Google, no podrán saber qué palabras buscaron para llegar. Por eso Google armará un listado mensual con las palabras que más se usaron para llegar a un sitio y se lo enviará a los administradores.

El 98% de los ingresos de Mozilla procede de los buscadores



La Fundación Mozilla, la entidad sin ánimo de lucro que rige los destinos de productos tan conocidos como el navegador Firefox o el cliente de correo Thunderbird, ha dado a conocer un informe en el que detalla su estado financiero consolidado del último año.

En el mismo se expone, como dato más llamativo, que el 98% de sus ingresos procede de los acuerdos que ha cerrado con gigantes como Google, Microsoft, Yahoo, Amazon o eBay para que sus motores de búsqueda se integren en el cajetín de búsqueda que Firefox incorpora junto a la barra de direcciones.

A cambio, estas empresas han abonado la nada despreciable cifra de 121,1 millones de dólares, un 19,3% más que en el ejercicio anterior. ¿Cuánto ha pagado cada una? Es un misterio, dado Mozilla no ha querido detallarlo, aunque se da por supuesto que Google sigue siendo su principal patrocinador a pesar de que Chrome sea una competencia directa.

Al menos así era en el año 2008, cuando los pagos de Google supusieron el 88% de los ingresos de esta entidad. Una situación que podría cambiar por completo a no mucho tardar, dado que en noviembre vence el contrato que firmaron en su momento ambas partes y aún no se ha dado a conocer si se renovará o no y en qué condiciones.

Con una cuota de mercado en el sector de los navegadores cercana al 25%, es de esperar que Google seguirá interesada en patrocinar a Mozilla a cambio de aparecer por defecto en su cajetín de búsqueda, pero tal circunstancia no esconde la evidente y preocupante dependencia que esta organización sin ánimo de lucro tiene en el que de un tiempo a esta parte se ha convertido en su gran rival en la lucha por desbancar a Internet Explorer de la posición de supremacía que ocupa desde hace más de una década.

Google celebra el 90 aniversario del padre de la animación stop motion


 


El día de hoy Google ha decidido celebrar el 90 aniversario del nacimiento de Art Clokey, cuyo verdadero nombre es Arthur Charles Farrington, y que se hiciera famoso gracias a que se convirtió en el padre de la animación cuadro por cuadro, las animaciones Stop Motion.

Google dedica el día, 12 de octubre, al pionero de la popular técnica de animación con plastilina.

Art Clokey nació en Detroit, el octubre de 1921, como Arthur Farrington, y empezó a hacer figuras de arcilla en la granja de sus abuelos en Michigan. "Estaba siempre haciendo muñecos", dijo el viernes su hijo Joseph.

A los ocho, la vida de Clokey dio un trágico giro cuando fue padre muriera en un accidente de carretera poco después del divorcio de sus padres. La inusual forma de la cabeza de Gumby la modelaría finalmente mirando una de las pocas fotos existentes del padre de Clokey, que lo muestra con una enorme ola de pelo emergiendo del lado derecho de su cabeza.
Tras mudarse a California, Clokey fue abandonado por su madre y su nuevo marido y vivió en un centro de rehabilitación cerca de Hollywood hasta sus once años, cuando fue adoptado por Joseph W. Clokey. El renombrado compositor y profesor de música en el Pomona College, le enseñó a dibujar, pintar y filmar y lo llevó con él en sus viajes a México y Canadá.
Art Clokey estudió en la Webb School en Claremont, cuyas expediciones anuales en búsqueda de fósiles también le inculcaron el amor por la aventura, que nunca lo dejó. "Es por eso que ‘Las aventuras de Gumby’ son tan intrépidas", dijo su hijo.

Art Clokey fue un un visionario que supo ver en las clases de su profesor Slavko Vorkapich, en la Universidad de Souther California, en 1955, la inspiración necesaria para sacar su primer gran experimento, ‘Gumbasia’. De aquél primer intento, Art Clokey, gracias a la inspiración de su mujer Ruth, inventó a Gumby.

Gumby es, por cierto, el personaje que protagoniza el doodle de hoy. Ese muñeco verde y estirado de sonrisa permanente que a lo largo de cincuenta años ha alegrado la infancia a los niños de, sobre todo, Estados Unidos. Las aventuras de Gundy creadas por Art Clokey conquistaron las mañanas del fin de semana de los 90. El mismo Eddie Murphy, actor de moda en la época, parodió a Gumby en el programa ‘Saturday Night Live’.

El otro gran producto de Art Clokey es la pareja de ‘Davey y Goliath’.

Art Clokey ha marcado un antes y un después en el mundo de la animación.

Google homenajea así al genial autor, fallecido el año pasado, con un divertido doodle que permite transformar y animar, con un solo click los simpáticos personajes del imaginario de Art Clokey.